Carcinoma de la cavidad oral

Carcinoma de la cavidad oral

El carcinoma de cavidad oral es una enfermedad cada vez más frecuente y que cuenta con gran desconocimiento por parte de la población general. En 2012 se produjeron 61.400 nuevos casos de carcinoma de cavidad oral en Europa, lo que demuestra que estamos ante una enfermedad preocupante. Asimismo, la incidencia de este tipo de cáncer ha aumentado un 25% en los últimos 10 años. Los casos de carcinoma de cavidad oral suponen el 2% de todos los tipos de cáncer a nivel mundial, que ascienden a 300.000 casos por año.

Se entiende por carcinoma de cavidad oral los tipos de cáncer que se inician en la boca, lo que incluye la mucosa interior de las mejillas y los labios, los dos tercios frontales de la lengua y su base, las encías, el suelo de la boca, el paladar y la zona detrás de las muelas del juicio. También incluye la orofaringe – la parte de la garganta justo detrás de la boca – en cuyo caso se conoce como carcinoma de orofaringe.

Resulta también preocupante que más de la mitad de los casos de carcinoma de cavidad oral se manifiesten en fase avanzada; como consecuencia de esto, el tratamiento resulta muy complejo y en ocasiones menos eficaz. Solo un 30%-40% de los pacientes alcanzan la curación en los casos avanzados de carcinoma de cavidad oral, e incluso entre los supervivientes se producen secuelas permanentes e inevitables en la boca, con problemas para masticar, tragar y hablar. La buena noticia para los pacientes que reciben ayuda en fase temprana es que el tratamiento es más sencillo, la tasa de curación es muy alta (alrededor del 80%) y los problemas funcionales son mucho menos graves.

Uno de los motivos de la consulta tardía por parte de los pacientes es la estigmatización negativa asociada al carcinoma de cavidad oral y la gravedad potencial de sus síntomas no se valora.

Factores de riesgo

Se cree que existen tres causas principales para el carcinoma de cavidad oral: el tabaco, el alcohol y las infecciones por el virus del papiloma humano (VPH).

  • Tabaco y alcohol: según el último estudio de Cancer Research UK acerca de los factores de riesgo del cáncer, el tabaco causa cerca del 65% de los casos, mientras que el alcohol se asocia a aproximadamente el 20%.
  • Virus del papiloma humano: se ha hecho evidente que la tasa de carcinoma de cavidad oral relacionada con el VPH aumenta rápidamente. Los pacientes con cáncer de cabeza y cuello asociado a VPH son por lo general jóvenes, con un estado de salud bueno y sin antecedentes de abuso de alcohol o tabaco.

Virus del papiloma humano (VPH)

El VPH es un virus muy frecuente que afecta a la mayoría de personas en algún momento a lo largo de su vida. Puede afectar a la piel y a las membranas húmedas que recubren determinadas partes del cuerpo en algunas zonas, por ejemplo:

  • La boca y la garganta
  • El ano
  • El cuello del útero
  • La vagina
  • La vulva

Se han identificado más de 100 tipos distintos de VPH, cada uno de ellos con un número. Algunos de estos tipos se han relacionado con tumores benignos, pero en otros se ha demostrado que provocan cáncer.

Algunos tipos de VPH, los conocidos como de “alto riesgo” aumentan el riesgo de desarrollar determinados tipos de cáncer, entre los que se encuentran el cáncer de ano, de cuello del útero, y de cabeza y cuello. Las últimas estimaciones sugieren que más de un 5% de todos los tipos de cáncer están causados por el VPH.

El tipo de VPH relacionado con mayor frecuencia con la aparición de cáncer es el VPH-16. Es el responsable del 50%-60% de los casos de cáncer de cuello de útero y del 80%-90% del resto de tipos de cáncer, como de cabeza y cuello. Otras formas de VPH de alto riesgo relacionadas con estos últimos tipos de cáncer son el VPH-18, 31 y 33, pero son mucho menos frecuentes que el VPH-16.

Síntomas

Los dos síntomas más frecuentes del cáncer de boca son:

  • Úlceras o nódulos en la boca que no se curan (el 80% de las personas con cáncer de boca muestran este síntoma)
  • Molestias o dolor persistentes en la boca

Otros síntomas incluyen

  • Nódulos indoloros en el cuello: cobran mayor importancia en los casos cada vez más frecuentes relacionados con el VPH
  • Manchas blanquecinas o rojas en la boca o la garganta que no remiten
  • Dificultad o dolor al masticar o tragar
  • Sensación de tener algo en la garganta
  • Sangrado o entumecimiento de la boca poco habituales
  • Pérdida de piezas dentales sin causa aparente
  • Dificultad de movimientos de la mandíbula
  • Problemas al hablar
  • Pérdida de peso
  • Mal aliento (halitosis)

Diagnóstico

Otras enfermedades de menor gravedad que el cáncer pueden producir muchos de estos síntomas, pero es importante que se comunique la aparición de cualquiera de ellos al médico o al dentista. Especialmente, los dentistas tienen una función primordial en la detección precoz del carcinoma de cavidad oral y para animar a los pacientes a cuidarse la boca.

Si un médico o dentista atiende a un paciente que presenta estos síntomas, tiene acceso rápido a una red de centros de especialización con conocimientos y formación específicos en el tratamiento del cáncer de boca. Muchos de estos centros disponen de equipos multidisciplinarios, con expertos en cirugía, radio y quimioterapia, pruebas de diagnóstico, cuidado dental, logopedia y rehabilitación específicos para el tratamiento del carcinoma de cavidad oral.

Tratamiento 

La mayoría de los pacientes con carcinoma de cavidad oral en fase temprana pueden recibir cirugía menor, que habitualmente cuenta con un periodo corto de recuperación. En las fases más avanzadas, el tratamiento incluye una combinación de cirugía mayor, radioterapia y quimioterapia. Las investigaciones han llevado a grandes logros en la reconstrucción quirúrgica y la rehabilitación de la boca, así como a una actuación más precisa de la radioterapia y la